Buscar este blog

lunes, 28 de diciembre de 2015

EL PRINCIPE DE MAQUIAVELO ES UN CANTO A LA VALENTIA DEL PUEBLO Y A SU RESPONSABILIDAD" - MONOLOGO SOBRE EL EJERCICIO DEL PODER - ESTRATEGA DEL PODER - POLITICA REAL CONTRADICE LA MORAL - PEYORATIVO MAQUIAVELICO - EL PRINCIPE ENSEÑA AL PUEBLO A ...- LA CORRUPCIÒN - USO DE LA CRUELDAD - ACTUALIDAD DE MAQUIAVLEO - LA VERDAD DA MIEDO - UTOPIA DEL PODER - CRISIS Y LIDERAZGO - SER Y DEBER SER DEL PODER - OCASIÒN PROPICIA - DOBLE LECTURA - CORRUPCIÒN Y LIBERTAD - LA CONDICIÒN HUMANA NO HA CAMBIADO -

El Príncipe' de Maquiavelo es un canto a la valentía del pueblo y a su responsabilidad"

Fernando Cayo protagoniza a las órdenes de Juan Carlos Rubio este monólogo sobre el ejercicio del poder que resuena con especial actualidad a dos meses de las elecciones


Foto: Fernando Cayo se mete en la piel de Maquiavelo
Fernando Cayo se mete en la piel de Maquiavelo

Maquiavelo ha pasado a la historia como el gran estratega del poder. O, como le define Fernando Cayo, "un gran ajedrecista de la política". 

'El príncipe', su famoso tratado filosófico político, pone en evidencia los trapos sucios, las tetras y los tejemanejes que urden (en demasiados casos) la política y la conservación del poder. Da igual que para ello haya que ir "contra la fe, contra la caridad, contra la humanidad y contra la religión", escribió. Un sopapo directo al electorado para que deje de idealizar gobiernos y acepte que la política real contradice con frecuencia la moral. 

Por eso, las palabras de Maquiavelo siempre han sido un referente para políticos y poderosos y, por eso precisamente, resuenan con una dureza que asusta en una España en crisis política y con una elecciones a la vuelta de la esquina.

'El Príncipe de Maquiavelo', que se estrena hoy en los Teatros del Canal dirigida por Juan Carlos Rubio, consigue eso: ser un texto actual, imprescindible a dos meses del 20-D y que, más allá de cariz peyorativo que siempre ha acompañado a lo maquiavélico, quiere despertar conciencias. 

"El príncipe' ha servido para políticos de todo orden y color. Evidentemente no sólo indica a un príncipe cómo gobernar sino también al pueblo a conocer. Que conozca cómo piensan, cómo se mueven y cómo se comportan los príncipes, los políticos. Y en este momento de elecciones es perfecto. Yo me quedo con el final de la función cuando dice que 

"la virtud tomará las armas contra el furor y el combate será corto porque la antigua valentía no se ha extinguido aún de nuestros corazones". 

Es un canto a la valentía del pueblo y su responsabilidad", analiza Fernando Cayo, que da vida a Maquiavelo en el monólogo.




Basado en fragmentos de 'El Príncipe', 'Discursos de la primera década de Tito Livio', 'El arte de la guerra', 'La Mandrágora' y la correspondencia personal de Maquiavelo, esta obra de teatro creada y dirigida por Rubio recorre la cara oculta y oscura del poder político y económico puesto al servicio de la permanencia. 

Y, a su vez, también descubre a un Maquiavelo en desgracia, exiliado y condenado a malvivir labrando la tierra tras haber estado en lo más alto aconsejando a los políticos italianos. 

Es en ese momento cuando escribe este ensayo que Cayo va creando mientras nos descubre la otra cara no mitificada de Maquiavelo.

La corrupción, que él mismo denosta; cómo elegir a un buen ministro; el uso de la crueldad; los impuestos; la fidelidad a las promesas; doblegarse o utilizar a los poderosos. 

Vayan poniendo ejemplos actuales a todos estos dilemas universales y entenderán que las palabras de Maquiavelo, por boca de Fernando Cayo, parecen escritas pensando en el día de hoy. 

"Da miedo en la medida que la verdad dé miedo. En ese sentido sí, pero es la verdad. No es más lo que somos como seres humanos lo que muestra Maquiavelo, cómo nos comportamos en política y en sociedad. 

Él tiene la valentía de mostrar la verdad y, ahora, los espectadores necesitarán la valentía de asumirla y entender que los seres humanos a veces somos crueles, maquinadores y perversos, pero también podemos ser justos y trabajar por los demás", admite.





Quizás por ello Juan Carlos Rubio asegura que este texto "está muy bien que lo vea todo el electorado porque hay una decisión que tomar dentro de dos meses. 

Y también los políticos". "Hay una utopía con el poder a día de hoy irrealizable porque hay demasiados condicionantes ya en el ser humano como para afrontar esa utopía", medita el director. 

"Maquiavelo era un gran defensor del conocimiento y de lo importante que es para que el ser humano pueda crecer como ser humano y, al fin y al cabo, los políticos son seres humanos. 
Parece que son marcianos que ha aparecido en un atril hablando a las masas. Son personas con sus filias y fobias. No es que le deba valer al electorado, pero da un grado de comprensión y análisis mayor".

Maquiavelo dice que las crisis son los momentos más adecuados para que aparezca un buen líder. Esperemos que este sea el momento adecuado para un buen líder en España De ahí la actualidad de este espejo que pone Maquiavelo a pueblo y políticos. 

Cayo y Rubio -que volverán a trabajar juntos en 'Páncreas', que se estrena en noviembre en Bilbao y llegará en diciembre al Centro Dramático Nacional- resaltan que 'El Príncipe' no ese 'el fin justifica los medios' -"el titular de Maquiavelo con el que se ha quedado la historia" y que no escribió, apunta el director- sino que, en realidad, expone "la contradicción entre lo que debería ser y lo que sabe que es" el ejercicio del poder. 

Analizamos con ellos tres ejemplos que hoy copan las portadas de cualquier periódico.

Las crisis y los partidos emergentes

La cita: "Moisés, Ciro y Teseo (...) obtuvieron de la fortuna únicamente la ocasión propicia, una ocasión propicia que les facilitó el medio de alzarse con el mando de sus nuevos Estados. 

Le era pues necesario a Moisés hallar al pueblo de Israel esclavo y oprimido por los egipcios, a fin de que este pueblo estuviera dispuesto a seguirle. 

Era menester que Ciro hallase a los persas descontentos con el imperio de los Medos, y a éstos debilitados tras una larga paz, para hacerse soberano suyo. 

Teseo no hubiera podido desplegar su valor si no hubiera hallado desorientados y perdidos a los atenienses. 

Estas ocasiones constituye la fortuna de semejantes héroes; su excelente sabiduría les dio a conocer el valor de la ocasión".

"Es actualidad pura porque Maquiavelo toca una línea esencial del comportamiento y del pensamiento humano. Dice que las crisis son los momentos más adecuados para que aparezca un buen líder. Esperemos que este sea el momento adecuado para un buen líder en España", afirma Cayo sobre un fragmento de la obra con ecos que aluden a los nuevos partidos emergentes.

"Maquiavelo apoya la bajada del IVA"

La cita: "(...) hacer de modo que. por el peso de los tributos, no sean disuadidos de abrir un nuevo comercio... ¡Debe premiar al que piensa en multiplicar los recursos de su Estado! ¡Un príncipe debe manifestarse amigo generoso de los talentos! ¡Honrar a todos aquellos gobernados suyos que sobresalen en cualquier arte! ¡Tiene la obligación de ocupar con fiestas y espectáculos a su pueblo!".




Maquiavelo se sube a los escenarios


Maquiavelo se sube a los escenarios
Actor y director hablan de nuevo de la doble lectura. ¿Nos está recomendando 'pan y circo' o premiar el talento? 

"Todo en él tiene su doble vertiente. 

Un político perverso lo puede entender como 'pan y circo'... y fútbol. 

Uno responsable como apoyar a la gente que crea, a los escritores, a los actores. 

Dice que hay que obrar de forma que los tributos no impidan a tu pueblo abrir un negocio, que es lo que ocurre ahora", comenta Cayo. 

"Es la grandeza de Maquiavelo, por eso es un clásico eterno", añade Rubio. "También dice que los impuestos no asfixien al pueblo. Yo creo que sabía lo del IVA y estaba en contra (risas). Maquiavelo apoya la bajada del IVA".

Corrupción y libertad

La cita: "Ambicionando los hombres tener más, y temiendo, por otro, perder lo que tienen, se llega a la enemistad, a la guerra y a la corrupción. 

Y un pueblo donde por todas partes haya penetrado esa corrupción no puede vivir libre, no ya un breve espacio de tiempo, sino un minuto siquiera. 

No creo que exista cosa peor que crear una ley y no cumplirla, sobre todo si el que no la cumple es quien la creado". 

Rubio afirma que 'El Príncipe' habla de la corrupción y "aunque parece que es de ahora, está aquí desde los faraones". 

Entonces, ¿no hemos evolucionado? "No hemos evolucionado nada", responden al unísono. 

"Tenemos más información y fluye más rápida, nuevas formas tecnológicas y de vestir, pero la esencia es la misma", analiza Cayo. 

"Hemos mejorado porque el pueblo puede votar. Hay una aparente elección, pero hace 500 años te cambiaban al monarca y listo. La gente no tenía la percepción del poder del electorado como ahora estamos viendo en España, que el pueblo está cambiando muchas realidades políticas a golpe de plantar cara. 

La condición humana no ha cambiado, pero el poder político está en otro lugar que me parece mejor... aunque nos sigan manipulando", concluye Rubio.