Buscar este blog

sábado, 7 de mayo de 2016

CCyC - NULIDAD - EFECTOS DE LA DECLARACIÓN DE NULIDAD - ART. 390 CCyC - RESTITUCIÓN - RELACIÓN CON EL CÓDIGO CIVIL - FUENTES DEL NUEVO TEXTO - EFECTO RETROACTIVO - EFECTOS HACIA EL FUTURO DE LA NULIDAD - EXCEPCIÓNN AL PRINCIPIO GENERAL - ACTO NULO SUBSISTE COMO HECHO JURÍDICO - PROYECCIONES DEL PRINCIPIO GENERAL - EFECTOS DE LA SENTENCIA DE NULIDAD ENTRE LAS PARTES Y FRENTE A TERCEROS - JURISPRUDENCIA -



[TOMADO DE UNIVERSO JUS.COM]


NULIDAD - EFECTOS DE LA DECLARACIÓN DE NULIDAD - RESTITUCIÓN - Art. 390 CCyC - 


ARTICULO 390.- Restitución.

La nulidad pronunciada por los jueces vuelve las cosas al mismo estado en que se hallaban antes del acto declarado nulo y obliga a las partes a restituirse mutuamente lo que han recibido. Estas restituciones se rigen por las disposiciones relativas a la buena o mala fe según sea el caso, de acuerdo a lo dispuesto en las normas del Capítulo 3 del Título II del Libro Cuarto

Relación con el Código Civil. Fuentes del nuevo texto

El art. 390 establece el principio general del efecto retroactivo de la nulidad, considerando su aplicación respecto de las partes y remitiendo expresamente para regular las restituciones consecuentes a las disposiciones relativas a la buena o mala fe.


De esta forma, el Código supera el casuismo y ausencia de completitud del sistema anterior, receptando así un reclamo de la doctrina científica y judicial; toda vez que los arts. 1050 y 1052 a 1055 inclusive del Código Civil sustituido, importaban una regulación meramente fragmentaria de las obligaciones restitutorias.

Fuente
del art. 390: Proyecto de 1993 (PEN), art. 700; Proyecto de 1998, art.
387.

II. Comentario

1. Principio general: efecto retroactivo de la declaración de nulidad. Alcance El art. 390 consagra el principio general del efecto retroactivo de la sentencia de nulidad de los actos jurídicos, sea la nulidad absoluta o relativa.


Firme la sentencia que declara la nulidad, sus efectos se proyectan hacia el pasado, reponiendo las cosas al estado en que se encontraban antes de la celebración del acto.

De tal modo, se extinguirán todos los derechos reales o personales causados en el negocio nulo y nacerá el deber de restitución de las cosas que se hubiesen transmitido en virtud del mismo .

Los efectos de la sentencia de nulidad también se proyectan hacia el futuro, pues el negocio ya no tendrá aptitud para producir los efectos que las partes persiguieron con su celebración.

2. Excepciones al principio general. Remisión

El principio general consagrado en el art. 390 no es absoluto y tiene excepciones. Entre ellas, se excepciona a favor de los terceros sub-adquirentes de derechos reales o personales sobre un inmueble o mueble registrable, a título oneroso y de buena fe; quienes no se encuentran alcanzados por los efectos de la sentencia de nulidad en aras de la protección de la seguridad en el tráfico jurídico (véase art. 392 y su comentario).

Además, la nulidad sólo priva al acto jurídico de sus efectos propios o normales. Es decir, no lo destituye de todo efecto pues subsiste como hecho jurídico (véase art. 391 y su comentario).

3. Proyecciones del principio general

El efecto retroactivo de la sentencia de nulidad tiene dos proyecciones:

i) respecto de las partes (art. 390);

ii) en relación a los terceros (art. 392).

4. Efectos de la sentencia de nulidad entre las partes

En este caso, deberá distinguirse si las partes han ejecutado, o no, el acto jurídico.

4.1. Acto jurídico no ejecutado

Si el acto no se ejecutó, el efecto de la sentencia de nulidad es que las partes no podrán exigir su cumplimiento.

Frente a la pretensión de cumplimiento de la otra parte de la relación jurídica, la parte legitimada podrá defenderse interponiendo una excepción de nulidad.

Respecto a la invocación de la nulidad de un acto no ejecutado por vía de acción, se ha dicho que puede tener importancia cuando la parte legitimada para invocarla quiere desligarse de una obligación causada en el negocio inválido que afecta su patrimonio.

4.2. Acto jurídico ejecutado

Si el acto jurídico se ejecutó, total o parcialmente, el art. 390 obliga a las partes a restituirse mutuamente lo obtenido en virtud del acto anulado, a fin de volver las cosas al estado anterior al del acto inválido.

En tal caso, se invocará la nulidad por vía de acción.

La obligación de restitución recíproca esta causada directamente en la sentencia de nulidad, la cual tiene efectos propios. Es decir, de la misma sentencia surge el derecho a obtener las restituciones, no siendo necesario entablar una nueva acción para obtenerlas ni probar que lo entregado lo fue en cumplimiento del acto nulo.

No será necesario, entonces, la prueba del título que se invoca sobre las cosas objeto de la prestación (Dassen, Buteler Cáceres, Zannoni, Lloveras de Resk, Alterini, Raffo Benegas. En contra, Moyano y Llambías).

Entendemos que, por aplicación del 1081, las partes del negocio anulado podrán dejar de cumplir con la obligación de restitución si la otra parte no cumple con la suya.

Así, dictada la sentencia de nulidad si una de las partes intentara exigir que se le restituya lo entregado en virtud del acto anulado, sin haber ella cumplido u ofrecido cumplir con la obligación de restitución a su cargo, la otra parte tiene a su disposición la defensa de incumplimiento prevista en la precitada norma.

Esta disposición no impide que el demandado retenga la cosa si la posee además por otro título distinto no afectado por la anulación.

III. Jurisprudencia

1. El principio general del efecto retroactivo de la sentencia de nulidad de los actos jurídicos, se aplica sea la nulidad absoluta o relativa (TS Córdoba, sala Civ. y Com., 21/9/2010, Lexis 1/70065364-8).

2. La ineficacia que resulta de toda declaración de nulidad de un acto jurídico se proyecta erga omnes, esto es, sobre las partes y terceros (SCBA, 9/8/2000, JA, 2003-II-síntesis).

3. La sentencia de nulidad tiene efectos propios y, como tal, sirve de causa directa a las obligaciones restitutorias (SCBA, 3/9/1974, LA LEY, 1975-A, 531).