Páginas vistas en total

miércoles, 21 de septiembre de 2016

LCT - INDUSTRIA DEL JUICIO - REFLEXIONES DEL DR. CLAUDIO OSVALDO GARCIA VILLAVERDE - (DIFUNDIDA POR EL DR. HORACIO SCHICK) - INSUMOS NECESARIOS PARA QUE FUNCIONE LA INDUSTRIA DEL JUICIO - INSUMO DE LA INDUSTRIA DEL JUICIO ES EL SINIESTRO LABORAL - AUMENTO DE LA SINIESTRALIEDAD LABORAL - SINIESTRALIDAD REGISTRADA - SINIESTRALIDAD GENERADA - TRABAJADORES EN NEGRO - SINIESTROS NO DENUNCIADOS - VICTIMIZACIÒN Y CORRUPCIÒN DEL SISTEMA -

Claudio Osvaldo García Villaverde


Compartimos las reflexiones del Dr. Claudio Osvaldo Garcia Villaverde: "Ni la industria más eficiente que uno quiera mencionar funcionaria sin los insumos necesarios para la fabricación de lo que produce.
Podríamos coincidir en que la industria del juicio ha ido aumentando su productividad a lo largo del tiempo, pero lo que no podemos admitir es que trabaje y produzca sin insumos.
De esto pueden preguntarle a los economistas que trabajan para el sistema actual.
El insumo de la industria del "juicio laboral" es el siniestro laboral, que ha ido aumentando a lo largo de los últimos 15 años.
El argumento de que los siniestros laborales vienen descendiendo obedece a que más de la mitad de los siniestros que se producen en trabajadores registrados no son denunciados a la SRT por las empresas, dando esto la sensación de un descenso de la siniestralidad.
Lo que ha descendido es la siniestralidad registrada y no la siniestralidad generada.
Ni que hablar de los trabajadores que se encuentran no registrados o "en negro", este tema es desconocido en absoluto y las estimaciones de siniestralidad que se mencionan en general carecen de sustento científico sólido.
Del aumento de la siniestralidad en los trabajadores registrados y no de su descenso existen varias pruebas.
Sin ir más lejos, basta mencionar la cantidad de trabajadores que mueren y aparecen en los noticieros de los canales de televisión todos los días.
El argumento de descenso de la siniestralidad solo sirve a los fines de las autoridades de la SRT y UART que se sienten orgullosos por "hacer bien su trabajo" al tiempo de que se "victimizan" por estar afectados de una litigiosidad "inexplicable" que hace zozobrar al sistema que conducen.
Esta forma apocalíptica de comunicar las cosas nos recuerda al fracaso de las gestiones anteriores y por supuesto la de ellos, sin dejar de mencionar el hecho de que hay personas que "viven" de las bondades del sistema desde su creación !!!.
Es hora de quitarse la careta y aceptar que lo que ha disminuido es la "denunciabilidad" de los siniestros y no la siniestralidad, insumo esencial para la judicialización de los casos.
Ni generando nuevas "empresas críticas" ni dando a las Comisiones Médicas el poder de juzgar la gravedad de los casos, evitará que los trabajadores intenten seguir defendiéndose de que su trabajo sea causa de enfermedades y accidentes, la mayoría de ellos evitables.
Estas medidas antes mencionadas solo aumentarán la corrupción del sistema ya que seguramente se tratará de nombrar a amigos para los cargos concursados.
Ese será el objetivo de las autoridades ?.
La única solución de este grave problema derivará de una correcta tarea de prevención de riesgos laborales, que hasta el momento brilla por su ausencia".
Agrego por mi parte: si disminuye la reparación y libero a los agentes dañantes como ocurrió con la ley 26773, y disminuyo las obligaciones de las ART evidentemente menor estimulo va a existir de parte de los obligados a cumplir el deber de seguridad en adoptar las medidas conducentes para disminuir la siniestralidad. Reparación y prevención no son antitéticos sino complementarios. El Estado no puede seguir ausente en el control del cumplimiento de las normas de higiene y seguridad existentes.